Evalúan nuevas tecnologías en el almacenamiento de granos

• Las tecnologías evaludas fueron: silo metálico, bolsa hermética, cal micronizada y tierra de diatomeas.

Por: Carolina Domínguez. Intensificación Sustentable del CIMMYT.

3 de febrero de 2017.

270 Foto Nota 3Edo. de México.- Edo. de México.- Con el objetivo de evaluar y validar nuevas tecnologías en el tratamiento de granos almacenados, especialistas en poscosecha del Programa de Intensificación Sustentable del CIMMYT instalaron una plataforma de investigación en la sede de El Batán, en Texcoco, Estado de México.

“Una plataforma de investigación es donde se validan y evalúan las tecnologías con rigor científico, de ahí el que se haga con mucho cuidado la instalación de los tratamientos“, explicó Jessica González Regalado, asistente de investigación poscosecha del CIMMYT, quien agregó que en la plataforma serán comparadas algunas de las tecnologías alternativas de tratamiento de granos almacenados y el almacenamiento tradicional, el cual consiste, básicamente, en el encostalamiento de granos sin ningún tipo de acondicionamiento (es decir, algún agroquímico).

Las tecnologías que serán evaluadas en esta plataforma son el silo metálico hermético, silo metálico hermético con cal micronizada, la bolsa de plástico hermética con amarre de ziploc, la bolsa plástica hermética con cal micronizada y la tierra de diatomeas, esta última producto de una roca sedimentaria silícea formada por microfósiles de diatomeas que actúa como abrasivo y desecante para los insectos.

“Almacenamos la misma cantidad de grano para cada tecnología. En este caso estamos almacenando 25 kilogramos de maíz para silo metálico, 25 para bolsa hermética y 25 para tratamiento tradicional. En caso de la cal micronizada, a los 25 kilogramos de maíz le añadimos 250 gramos de cal micronizada; y en el caso del tratamiento de diatomeas, a los 25 kilgoramos de maíz le añadimos 250 gramos de tierra de diatomeas“, explicó Jessica González.

Respecto a la información que será analizada, Fabián Enyanche Velázquez, coordinador de campo en el Programa de Intensificación Sustentable en América Latina, y encargado de las plataformas en el Hub Valles Altos, explicó que “para empezar se analizará el peso total de la muestra que se colocó. Ahorita empezamos con 25 kilogramos con una humedad aproximada de 13%. Terminando los 6 o 12 meses de prueba, a cada muestra se le mide el peso y la humedad. Posteriormente se toma una submuestra, de un kilogramo aproximadamente, a la que se le hace un conteo de granos para determinar los buenos, los dañados por insectos, los quebrados, los dañados por hongos, y también se cuantifica la cantidad y tipo de insectos que tenga, si están o muertos y, al final, se toma el peso de cada grano y se anota en un formato (…); luego se hacen los análisis correspondientes para ver la diferencia que hay entre las tecnologías.”

Es el segundo año consecutivo en el que se lleva a cabo la instalación de una plataforma de investigación de poscosecha. El año pasado fueron evaluados, por seis meses, tanto el silo metálico como la bolsa hermética. Este año se sumarán la cal micronizada y la tierra de diatomeas, y serán dos los periodos de evaluación: a los seis y a los 12 meses de la instalación.

Toda la información generada ayudará en la elaboración de recomendaciones para productores que almacenen sus granos; por ejemplo, qué tecnología puede servir para diferentes ambientes o en áreas con incidencia alta de plagas. Actualmente, el CIMMYT y sus colaboradores cuentan con tres plataformas activas en los estados de Hidalgo, Estado de Mexico y Oaxaca, y se contempla instalar tres más: dos en Oaxaca y una en Chiapas, con el fin de indentificar las tecnologías adecuadas para cada región.