Elaboración de abonos orgánicos y biofertilizantes en Oaxaca

• Alternativas de fertilización que ayudan a productores a disminuir los costos de producción.

Por: Katy Guadalupe Gutiérrez López, técnico certificado en Agricultura Sustentable.

9 de junio de 2017.

290 n1BiofertilizantesOaxSanto Domingo Yanhuitlán, Oax.- Se realizó la capacitación “elaboración de abonos orgánicos y biofertilizantes” a técnicos en el Hub Maíz y Cultivos Asociados Pacífico Sur, en el sitio experimental INIFAP Santo Domingo Yanhuitlán, Oaxaca, con la participación del ingeniero Omar Núñez. El objetivo fue proporcionar alternativas de fertilización que ayuden a productores a disminuir los costos de producción, por medio de recursos locales, y así reducir el uso indiscriminado de fertilizantes químicos, los cuales traen consecuencias de erosión y desequilibrio ecológico.

La capacitación tuvo una audiencia de 20 participantes de Oaxaca, Chiapas y Veracruz, y se llevó a cabo en dos tiempos: sesión teórica y práctica. Los abonos orgánicos y biofertilizantes son sustancias constituidas por desechos de origen animal, vegetal o mixto que se añaden al suelo con el fin de mejorar sus características físicas, biológicas y químicas, todo esto mediante un proceso de descomposición anaeróbica de residuos orgánicos de poblaciones de microorganismos que existen en éstos bajo condiciones controladas y que producen un material parcialmente estable de lenta composición en condiciones favorables.

Los biofertilizantes fueron sometidos a un proceso de fermentación anaeróbica a través del estiércol de los animales, dando como resultado un fertilizante foliar que contiene principios hormonales vegetales (auxinas y giberelinas). Los abonos orgánicos líquidos son ricos en nitrógeno amoniacal, en hormonas, vitaminas y aminoácidos. Estas sustancias permiten regular el metabolismo vegetal y, además, son un buen complemento en la fertilización integral aplicada al suelo.

Entre las ventajas del uso de abonos orgánicos están que, debido a su alta porosidad, permiten la capacidad de retención de humedad, mejoran la circulación de agua y aire en el suelo, estimulan el desarrollo radicular de las plantas y la resistencia contra la erosión, dan color oscuro al suelo, aumentan la temperatura y fomentan las reacciones bioquímicas.

Durante la segunda etapa, los participantes elaboraron los abonos orgánicos y biofertilizantes con lo ya aprendido.

Al final de la capacitación, los participantes mencionaron que es necesario preparar a más técnicos con temas de elaboración de abonos orgánicos y proveer más opciones a los productores locales que les permitan adaptar y adoptar dichas tecnologías promovidas por la estrategia MasAgro.