A través del proyecto Milpa Sustentable, en Campeche se adoptan prácticas e innovaciones para incrementar rendimientos y reducir costos

• Las innovaciones que se aplican tienen la finalidad de darle un mayor incremento al rendimiento de las parcelas de los productores y reducir el impacto que se genera en el ambiente.

Por: Mario Alberto Dzul Cauich.

21 de noviembre de 2017.

316 n6InnovacionesMilpaCalakmulYucMario3Calakmul, Camp.- Con base en el proyecto Milpa Sustentable en la Península de Yucatán que lleva el CIMMYT, los productores del municipio de Calakmul, ubicado en la parte sur del estado de Campeche, se reunieron con el ingeniero Ricardo Payro para la demostración en campo de las innovaciones aplicadas en el cultivo de maíz con el fin de obtener mejores rendimientos y hacer uso adecuado de los insumos que se requieren en la producción del maíz. Entre las innovaciones que se pudieron observar se encuentran la no quema, el mínimo movimiento del suelo, el arreglo de la densidad de siembra y el uso de productos de bajo impacto ambiental. Los productores que se dieron cita al evento de demostración desean usar adecuadamente los residuos de cosecha y disminuir los costos de producción y el uso de productos químicos, para mejorar el rendimiento del cultivo de maíz.

Con el apoyo de técnicos del CIMMYT, se hizo el seguimiento de la implementación de las innovaciones en el cultivo de maíz en los módulos y áreas de extensión desde el ciclo PV 2016. Así, el sábado 30 de septiembre de 2017 se realizó la demostración en campo de las diferencias entre la forma tradicional y las nuevas prácticas que favorecen la disminución del uso de productos químicos.

En la producción de granos básicos como el maíz, las innovaciones MasAgro generan disminución en la utilización de productos para el control de las malezas, en ocasiones, de 5 L/ha a sólo 1.5 litros de producto aplicado. De igual manera, con la no quema se favorece el desarrollo de la vida microbiana para la descomposición del rastrojo y la fijación de los nutrientes. Al implementar el mínimo movimiento del suelo se reduce la erosión y la compactación, y con la buena densidad de siembra se favorece la superficie del suelo que se está trabajando. El uso adecuado de los productos químicos se vuelve amigable con el ambiente, la salud y el bolsillo de los productores.