Productores de Guerrero reciben acompañamiento técnico sobre uso de fertilizantes para mejorar rendimientos y conservar los suelos con #PROAGROCapacita

• Los fertilizantes nitrogenados favorecen la alta productividad y ayudan a asegurar el consumo familiar, así como la comercialización del cultivo de maíz.

Con información de: Esther Morales Sabino, técnico de PROAGRO Productivo.

24 de octubre de 2017.

318 n3FertilizacionEstherProagroGro3Zitlala, Gro.- La comunidad de Rancho de las Lomas, perteneciente al municipio de Zitlala, Guerrero, recibió el taller de capacitación “Eficiencia del uso de nitrógeno y optimización de la fertilización nitrogenada en la Agricultura de Conservación” a través de Esther Morales Sabino, técnico de PROAGRO; con esto se fortalece el desarrollo de capacidades de los pequeños y medianos productores de maíz de la región. Con el acompañamiento técnico PROAGRO Productivo, estos productores podrán mejorar su eficiencia e incrementar la productividad mediante la utilización de sistemas de producción sustentables.

El taller permitió que los productores compartieran sus experiencias y contaran cómo realizan la fertilización en el cultivo de maíz: la primera aplicación es 15 días después de la siembra con sulfato de amonio mezclado con 18-46-00, y a los 25 días después se aplica la segunda dosis con los mismos productos. La aplicación es manual (tirado), aunque esta no es una manera correcta de aplicación, debido a que la planta no lo aprovecha en su totalidad. Por esta razón, el técnico PROAGRO dio una explicación sobre la manera más favorable de realizar la aplicación para un mejor aprovechamiento de nutrientes. El análisis de suelo permite conocer sus propiedades para poder hacer recomendaciones de dosis de fertilización. La recomendación se hará dependiendo de cuál nutriente carece el suelo; además, la cantidad debe ser fraccionada en dos o tres aplicaciones: la primera tiene que ser al momento de la siembra, incorporando la mitad de sulfato y todo el 18-46-00; la segunda se hace 15 días después y se incorpora el resto del sulfato de amonio; la última aplicación se realiza entre 25 o 30 días después con sulfato de amonio. También se deben efectuar aplicaciones de foliares orgánicos ricos en nutrientes que den a la planta lo que requiera, como: nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, zinc, cobre, etc.

Las ventajas de utilizar los fertilizantes nitrogenados son elevar la productividad y asegurar el consumo familiar, así como la comercialización del maíz. Por otro lado, en los últimos años se ha incrementado la producción de este grano debido al uso desmedido de fertilizantes nitrogenados, lo que ocasiona que el suelo se vuelva cada vez más infértil y, por lo tanto, los rendimientos en la producción se vean mermados; además, el incremento en los costos de producción hace que el cultivo sea cada vez menos redituable.

Para terminar, se mencionó la importancia que tiene la incorporación de rastrojos y abonos orgánicos a los suelos y los beneficios de la implementación de la Agricultura de Conservación (AC).

Te recomendamos utilizar nuestro hashtag #PROAGROCapacita y etiquetarnos en tus publicaciones @ACCIMMYT