Labranza en líneas, una opción que ha tenido impacto en el Valle del Mezquital

 • El sistema de labranza en líneas de siembra ha demostrado dar un buen resultado para lograr la densidad de población.

Por: Jessica Jazmín González Regalado, coordinadora de plataformas y poscosecha Hub Valles Altos; Francisco López Olguín, coordinador técnico del Hub VAM.

11 de junio de 2018.

339 n2UsoStriptillFrancisco I. Madero, Hgo.- Uno de los tratamientos que se evalúan en la plataforma Francisco I. Madero, Hidalgo, es el sistema de labranza en líneas de siembra (striptill), el cual se considera una alternativa para mejorar el manejo de rastrojo que se produce por la alta cantidad de biomasa del cultivo y dificulta la emergencia de plántulas. Además, los terrenos en la zona frecuentemente presentan encostramiento, lo que puede impedir que las semillas germinen. El sistema de labranza en líneas de siembra consiste en mover una parte del terreno; el implemento sólo limpia la línea donde se deposita la semilla y la profundidad que se maneja es —aproximadamente— de 20 a 25 cm, lo que, dadas las condiciones de los suelos de la región, permite que la plántula tenga un buen vigor hasta V6 y que después desarrolle fuertes raíces adventicias.

El sistema de labranza en líneas de siembra dentro de la región del Valle del Mezquital ha demostrado dar un mejor resultado para lograr la densidad de población requerida, es decir, se incrementa el número de plántulas emergidas respecto a las semillas sembradas. Anteriormente, se trabajaba dentro de un sistema de labranza cero; sin embargo, se tenían problemas para alcanzar el rendimiento, relacionados con la baja densidad de las poblaciones. Al implementar este sistema dentro de la región, en el 2013, se ha observado que se igualan los rendimientos de la agricultura convencional e incluso, en algunas zonas, se ha llegado a rendimientos de entre 17 y 18 toneladas de maíz por hectárea.

Los equipos que se utilizan son implementos originales que vienen adaptados a las condiciones de la región o equipos armados con los materiales que tiene el productor. El equipo original consiste en disco cortador, sistema limpia paja, cincel que ayuda a hacer la labranza dentro de la línea de siembra, discos que regulan el ancho de labranza de la línea y aditamentos que sirven para desmoronar los terrones que se encuentran en la línea de siembra. Dentro de la zona también se utilizan otro tipo de equipos ensamblados con los implementos que tiene el productor, por ejemplo, con barras tipo diamante, cinceles de las mismas cultivadoras y discos cortadores; se procura mantener esta opción por ser más barata, pero ambas tienen la funcionalidad para trabajar bajo labranza en línea de siembra.